Cómo usar el monoi?

Descubre las virtudes del Monoi de Tahití, un fragante y beneficioso óleo producto de la maceración de las deliciosas flores de tiaré, procedentes de aquella encantadora isla de la Polinesia Francesa, en refinado aceite de pulpa de coco.

El Monoi de Tahití es un exquisito aceite de elaboración tradicional con denominación de origen, calidad excepcional y extraordinarias propiedades que lo vuelven un producto digno de una reina de belleza.

Monoi significa "aceite sagrado" en lengua mahoi. El Monoi de Tahití es un magnífico emoliente producido únicamente en dicha isla que forma parte de sus más ancestrales tradiciones. La flor de tiaré o Gardenia tahitensis, ingrediente principal del Monoi junto con el aceite de copra (pulpa seca del coco), es el emblema de Tahití. Sus increíbles propiedades calmantes, suavizantes y tonificantes proporcionan un agradable bienestar, en tanto que su delicioso perfume es un regalo inapreciable.

Los botones de la flor de tiaré son ricos en salicilato de metilo y en alcoholes terpénicos, sustancias que propician la depuración de la piel y que, además, actúan como un bálsamo que alivia de inmediato los efectos del sol sobre la dermis, otorgando una placentera sensación de frescura. Estos botones se recogen a horas muy tempranas y se maceran durante diez días en aceite de copra.

Principales beneficios que aporta el Monoi de Tahití

- Protege eficazmente la piel de un medio ambiente hostil.

- Hidrata la dermis y mantiene su elasticidad.

- Es un magnífico calmante muscular y un suavizante excelente, sobre todo en zonas tales como codos y rodillas.

- Potencia el bronceado, otorgando un color natural y duradero.

- Favorece la humectación gradual de la piel, puesto que crea una barrera protectora que impide la pérdida de agua.

- Su delicioso aroma posee un efecto relajante, una verdadera terapia para la mente y el cuerpo.

- Su excepcional riqueza en vitamina E lo convierte en un potente antioxidante.

- En cuanto al cabello, lo nutre, repara y regenera desde la raíz hasta las puntas. Además, su alto contenido de ácido láurico y linoleico asegura un perfecto alisado y un poderoso efecto antifrizz, en tanto que la presencia de vitamina E le otorga un brillo sin igual.

Indicaciones de uso y precauciones

El Monoi de Tahití puede utilizarse sobre la piel en todo el cuerpo inmediatamente después de la ducha. También se lo aplica en caso de musculatura cansada, tensa o dolorida. Debe ser utilizado con cuidado en el cutis; una o dos gotas sobre el rostro son suficientes. Para el cabello, lo ideal es aplicarlo sobre la cabellera recién lavada y húmeda, dejarlo actuar durante unos minutos y enjuagar.

Atención: es normal que, con las bajas temperaturas, el Monoi de Tahití se solidifique. Si esto sucediera, sumerja el envase en agua caliente hasta que vuelva a su textura oleosa natural. Nunca lo introduzca al microondas, ya que esto afectaría la fragancia de las flores de tiaré.